Prensa

AVACU:  Una buena educación financiera es la base para ser un consumidor responsable

AVACU: Una buena educación financiera es la base para ser un consumidor responsable

02/10/2020

Valencia, 2 de octubre de 2020. El próximo 5 de octubre se celebra el Día de la Educación Financiera, un día en el que, desde la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios, queremos insistir en la importancia que tiene una buena formación e información en este ámbito.

 

El sector de bancos y financieras recibió, en el pasado año, más de 1.200 consultas y reclamaciones. Aunque son cifras inferiores a años anteriores, en los que las reclamaciones por los gastos hipotecarios y cláusulas suelo, principalmente, alcanzaron cifras récord en la historia de AVACU, siguen siendo muchos los problemas que el cobro de comisiones indebidas, la falta de información a la hora de contratar un producto o las malas praxis generan en los usuarios. En los últimos tiempos, además, hay que sumar los problemas derivados de las diferentes absorciones que se están produciendo en el ámbito bancario.

 

Tener una sólida cultura financiera ayuda al consumidor a tener unos buenos hábitos en la economía familiar, aprender a ahorrar, protegerse ante posibles problemas, no abusar del crédito y evitar el sobreendeudamiento. En este sentido, desde AVACU estamos convencidos que una buena educación financiera comienza desde pequeños. Y, por ello, hace años que impartimos un taller formativo a niños de primaria, en el que se les conciencia sobre el valor económico de las cosas. La falta de una educación financiera perjudica el desarrollo y las posibilidades futuras de cualquier persona, ya que las decisiones financieras que toma condicionarán su vida. Ser un consumidor responsable abarca muchos ámbitos y la responsabilidad financiera es una parte crítica de la educación que, al igual que otros importantes hábitos y actitudes, debe adquirirse desde edades tempranas.

 

En esos talleres formativos, por los que han pasado ya más de 1.500 escolares, se les explica la importancia de conocer los ingresos de los que se dispone, elaborar un presupuesto, evitar las compras innecesarias e impulsivas, conocer conceptos como préstamo, intereses, plazos, créditos...

 

En palabras de Fernando Móner, "una buena educación financiera consiste, fundamentalmente, en dotar al consumidor de una información eficaz que le permita comprender de antemano términos y aspectos financieros y bancarios a los que se ha de enfrentar en el día a día. Y, si esa información se le ofrece desde pequeño, mejor se asumirá y antes se podrá poner en práctica".